Curso dictado por la Dra. Teodora ZAMUDIO

 

Conocimiento tradicional

 

Presentación | Proyecto de investigación | Presupuestos & Condiciones de contorno | Hipótesis iniciales | Glosario | Ejercicios | Videos

   

Imprimir esta página

 

  

 

  

  

Biodiversidad
El Convenio sobre la Diversidad Biológica en América Latina
Conocimiento tradicional
OMC/Doha/Debate

 

 

 

Conocimiento tradicional asociado (a la biodiversidad) 

El conocimiento tradicional representa una herencia de los antepasados en experiencias con el ambiente natural, a lo largo de milenios. Este conocimiento mejora lógicamente la probabilidad de examen y diagnóstico de la bioactividad en los organismos que habitan el sistema de referencia.

El origen y desarrollo de ese conocimiento ha sido explicado por los científicos de un modo erróneo –o al menos dudoso-, así Carl Sagan llama la atención sobre la quinina que proviene de una infusión de la corteza de un árbol particular de los bosques lluviosos de la Amazonas: “¿Cómo descubrió la gente premoderna que un té hecho de esta planta, de entre todas las plantas del bosque, servía para aliviar la malaria? Debe haber probado cada árbol y cada planta (raíces, troncos, cortezas, hojas) masticando, moliendo, haciendo infusiones”[1] Sin embargo, quien seriamente imagine la variedad (contabilizada en millones) de organismos del hábitat amazónico podrá colegir que los ensayos hubieran llevado a la extinción de muchos grupos humanos en el mero intento (al margen del alea probable) ora por los especimenes venenosos, no operativos ora por la tardanza en encontrar y administrar al enfermo la sustancia indicada.

Existen otras explicaciones alternativas a la prueba-y-error. Los pueblos que no han perdido su tradición de contacto con la naturaleza y sus ingredientes tienen una “natural” capacidad de entrar en contacto con la bioactividad de los organismos del entorno, ese conocimiento se funda en la experiencia acumulada sobre la manifestación de esos principios activos, moviéndose dentro de medio como un ciudadano urbano o hace en cualquier ciudad, aún las que no ha habitado: sabe (intuye) las vías de acceso, la diagramación y estructura de los servicios necesarios. Así, un habitante indígena o local puede guiarse por las manifestaciones fenotípicas para advertir las propiedades, también el comportamiento de otros organismos ante cada otro puede servir de indicio. Cabe el error, tal como puede ocurrir en la ciudad. Cabe la mejor o mayor sensibilidad y cuidado en la observación pero el ensayo no es ingenuo. De este modo se explica que el conocimiento “va con los miembros” de una comunidad que lo comparte aunque cambie de hábitat sirviendo esa experiencia para “servirse” de los organismos encontrados.

+Sebastian Luna Gómez, en Canadá. Gentileza de la Dra. Catherine LussierEn el final del invierno boreal de 2000 un indígena tzeltal del estado de Chiapas (México) viajó a una comunidad cri de la provincia de Québec (Canadá). A pesar del crudo clima en el que la naturaleza parecía dormir, el shaman tzeltal advirtió y apuntó organismos de la herbolaria local -nunca antes vistos por él hasta ese momento- con propiedades medicinales que fueron ratificadas por los anfitriones. Su método fue el uso de sus sentidos y experiencia para advertir tales propiedades, así el tamaño y condición de las hierbas, el uso que algunos animales hacían de ellas y otros indicadores le revelaban la presencia de componentes útiles, había en él un conocimiento que le permitían inferir aquellos atributos.

Otro caso es el de los granjeros (en muchos casos indígenas o moradores del hábitat por centurias) que han seleccionado variedades de cultivos durante generaciones que hoy son utilizadas con el propósito de hacer hibridaciones o aplicar ingeniería genética. Tal como se expuso en la clase anterior, los países que fueron sedes de antiguas civilizaciones gozan hoy de una riquísima variedad de especies cultivadas gracias a la experiencia de sus agricultores tradicionales. Los cultivos de especies muy conocidas (maíz, arroz, etc.) y también locales que se adaptan mejor al rigor de ciertos suelos y climas (v.gr., la quinua en Bolivia).

Ese conocimiento que no se limita a los recursos para la alimentación sino que cubre un extenso vademécum medicinal y ritual, no puede ser escindido de las creencias que se han labrado junto a él. Perder éstas es perder aquél, ineluctablemente. Asimismo tomarlo es tomar (violar, sino se accede con el consentimiento de sus cultores) el sustrato cultural, equiparable a la profanación de los símbolos de las religiones occidentales más acreditadas.

 

Elementos para una Definición 

 

Contenidos para una Definición 

Aprovechamiento económico de la

Principios activos

 

 

Servicios ambientales

 

 

 

Base de los productos y procesos patentables

 

Base del desarrollo y supervivencia humana

En ambos casos, se depende del

ä

ç

 

è

Es de máxima importancia saber que algunos recursos biológicos pueden ayudarnos mejor que otros.  Por eso un aprovechamiento eficaz de la biodiversidad supone poder contar con los conocimientos de quienes identifican las cualidades y principios de tales recursos: los pueblos o comunidades indígenas y locales.

La biodiversidad es muchas veces producto de las relaciones de la naturaleza con el hombre, quien la adapta para su mayor y mejor utilización intentando conservarla, en garantía de la vida sobre el planeta y la futura provisión de principios activos para el desarrollo de futuras innovaciones. En esta transformación y conservación, también los pueblos indígenas y locales poseen una experiencia valiosa.

Los derechos (de propiedad) de los titulares sobre el valor económico de estos conocimientos y resultados están protegidos por imperio del artículo 17 de la Constitución de la Nación Argentina
 

  

 

NOTAS:


[1] Sagan, Carl. The Demon-Haunted World: Science as a Candle in the Dark. Random House, Nueva York, 1995


Pro-Diversitas 
Editorial Digital
ISSN 2362-6518