Curso dictado por la Dra. Teodora ZAMUDIO

 

Protección de Cultivares

 

Presentación | Proyecto de investigación | Presupuestos & Condiciones de contorno | Hipótesis iniciales | Glosario | Ejercicios | Videos

   

Imprimir esta página

 

 

 

¿Qué es una Patente de Invención?
Protección de Cultivares
Economía de la innovación en salud  

  

En la República Argentina

 

 

 

Introducción     

Cuando la Argentina ratificó el Acuerdo sobre los Derechos de la Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio[2] ya tenía regulado el derecho sobre creaciones vegetales a través de un sistema "sui generis"[3] y prohibido expresamente el patentamiento de plantas[4]. De este modo, la legislación específica para las creaciones vegetales[5] ha pretendido cubrir las necesidades de los fito-mejoradores. Sin embargo, los límites entre el sistema de patentes y el de obtenciones de variedades vegetales que se intentaban consolidar ya no son tan claros con la irrupción de la ingeniería genética aplicada al mejoramiento vegetal. Expondremos las características del sistema de derechos sobre las obtenciones vegetales y marcaremos las falencias del mismo respecto de las creaciones fitogenéticas.

Condiciones de fondo.     

Las condiciones de fondo a cumplir para obtener la protección legal de una nueva variedad derivan por un lado de la naturaleza biológica del objeto de la protección y forman parte integrante de la noción de variedad (homogeneidad, estabilidad), y por otro lado de las necesidades materiales y formales para instaurar un derecho de protección eficaz (carácter distintivo, novedad).

1.- La existencia de rasgos distintivos. Según la legislación argentina[6], la variedad vegetal debe poder ser claramente distinguida de toda otra variedad existente por uno o más caracteres importantes, al momento en que se solicita la protección. Esos caracteres deben poder ser reconocidos y descriptos con total precisión.

La determinación formal de otras variedades existentes, por relación a aquellos de los que la nueva variedad debe distinguirse, parece traer mayores problemas: (os criterios enumerados por la Convención son bastante extensos y no limitan dicha notoriedad sólo al país en el que la protección es requerida[7]. La comparación se hará con todas las variedades que sean similares y sean "de conocimiento público" es decir, con las que estén inscriptas a pedido de parte o de oficio con anterioridad a la solicitud que se presenta[8]

Respecto de este requisito se advierten dos problemas:

la determinación de los caracteres considerados como importantes;

Concerniente a esta primera cuestión, la Introducción General a los Principios Directores de Examen[9] declara de manera general que los caracteres enumerados allí, para cada especie, son aquellos que son considerados como importantes para distinguir a las variedades, y que no se relacionan con una noción de valor de la variedad[10].

Aún si el valor no constituye un carácter importante, no puede escaparse a una aproximación funcional de la existencia de caracteres importantes, que tienen en cuenta a la especie vegetal y el destino y utilización final de la variedad, o más tarde en el momento en el que se aprecie el carácter netamente distintivo de uno u otro, que se hace siempre conforme a un determinado punto de vista: de este modo, el carácter distintivo de una planta ornamental será evidentemente apreciado sobre la base de criterios distintos de los de una planta hortícola, por ejemplo. Aún si no se exige actividad inventiva, se necesitará normalmente que la variedad presente una ventaja, y no solamente una diferencia con una variedad ya existente, lo que exige un juicio (de valor), la ventaja no deberá ser absoluta, pero sí relativa al carácter valorado como importante. Pero, no obstante con la multiplicación de caracteres observables científicamente, se plantea la pregunta de si no se debiesen distinguir entre aquellos utilizados para la identificación y aquellos (los verdaderamente importantes) utilizados para la diferenciación.

la apreciación del carácter netamente distintivo de ellos.

En lo referente al carácter netamente distintivo, la Introducción General a los Principios Directores de Examen[11] revé las diferencias en la escala de niveles de expresión de los caracteres cualitativos y cuantitativos, pero resta ver en cuál nivel de la escala se admite el carácter distintivo, y si se deben fijar niveles mínimos, cuestiones de orden técnico y económico-político, que aún no se han resuelto. Algunas desviaciones pequeñas pueden ser admitidas si existe un verdadero progreso, lo que no implica admitir una simple diferenciación de productos muy similares por demarcaciones científicas casi equivalentes.

La Directivas de la Convención agregan que dos variedades deben ser consideradas como distintas luego de que la diferencia fue constatada en un examen. Establecido que nada prueba que una variedad se distingue de otra netamente en un lugar y momento determinado por un carácter importante, dado que se comportará de otro modo si se la traslada a otro lugar, en otro momento; lo que se hace es introducir una noción de carácter distintivo relativo al medio espacio-temporal, climático, u otros, lo que confirma lo que se dijo sobre la notoriedad mundial. La protección es por lo tanto conferida de manera general sin tomar en cuenta la influencia del medio, aunque se deberá tener en cuenta este elemento en la propia determinación del concepto de variedad, que considera a tas estructuras genéticas innatas a través de la reproducción y de la multiplicación[12].

2.- La novedad se entiende como no difundida comercialmente; es decir que a la fecha de la presentación de la solicitud de protección, la variedad no debe haberse ofrecido a la venta o haber sido comercializada con el acuerdo del fito-mejorador en el Estado de origen o en el extranjero, durante un lapso previo máximo establecido, lo que le da al fito-mejorador cierto plazo de gracia. Una notoriedad obtenida por otros medios y los simples ensayos no provoca la destrucción de la novedad[13].

3.- La homogeneidad (o "uniformidad") la variedad debe ser suficientemente homogénea (es decir, las plantas que la componen deben ser bastante parecidas) tomando en consideración las particularidades de su modo de reproducción o de multiplicación.

Ello significa que la variación (que ella presenta, teniendo en cuenta su sistema de selección, y  el  hecho de la presencia de plantas aberrantes que resultan de una mezcla accidental, de la mutación o de otras causas) debe ser limitada de suerte que sea posible establecer con precisión su descripción y su distinción y de garantizar su estabilidad[14]. Los márgenes de tolerancia se agrandan progresivamente según se trate de variedades multiplicadas por vía vegetativa o estrictamente autógamas. de variedades fundamentalmente autógamas, de variedades alegamas o de variedades híbridas

4.- La estabilidad, la variedad debe ser estable, es decir que permanezca conforme a su definición (manteniendo sus caracteres) luego de reproducciones o de multiplicaciones sucesivas[15].

La verificación de esta condición requiere de un período de examen bastante largo, por ello la Introducción General a los Principios Directores de Examen[16] dispone que generalmente, una vez verificadas las características de distinción y de homogeneidad en un examen profundo, el material se puede considerar estable.

CONDICIONES DE FONDO

U.P.O.V

(Acta 1978)

LEY 24.481

(Patentes de invención)

LEY 20.247

(Creaciones fitogenéticas)

Invención o descubrimiento

Invención únicamente

Invención o descubrimiento

Novedad, con plazo de gracia

Novedad, con plazo de gracia

Novedad(plazo de gracia por UPOV)

-

Actividad inventiva

-

-

Aplicación industrial

Utilidad agrícola

Homogeneidad

-

Uniformidad

Estabilidad

-

Estabilidad

Carácter distintivo

-

Carácter distintivo

Condiciones de forma.     

1.- Presentación de la solicitud ante el Instituto Nacional de Semillas (INASE). La inscripción en el Registro Nacional de la Propiedad de Cultivares, es de carácter optativo y tiene como objetivo proteger el derecho de propiedad de los creadores y descubridores de nuevas variedades vegetales (Derecho de Obtentor). Este Registro por sí solo no habilita a la comercialización de las variedades.

Son requisitos a presentar:

A. Formulario de Declaración Jurada de Solicitud de Inscripción y sus anexos:

I: Datos del Solicitante;

II: Descripción de la variedad;

III: Fundamentación de Novedad (fundamento de la distintividad);

IV.a.: Procedimiento para el mantenimiento de la Pureza varietal (quién cómo y donde se realiza este procedimiento de mantenimiento de pureza varietal)

IV.b: Origen genético - Método de Obtención - Historia del Mejoramiento de la variedad;

IV.c: Condición de OGM de la variedad y evento incorporado a la misma

B. Documentación de acreditación de personería; Certificado de propiedad en el extranjero (si corresponde); Poder o autorización del obtentor a favor del Representante legalmente autorizado (si corresponde).

C. Todos los documentos deben presentarse con su correspondiente certificación y legalización. En el caso de documentos extranjeros, éstos deben presentarse con su correspondiente legalización (intervención del Consulado Argentino en el país de origen, o Apostilla de la Convención de La Haya) y debidamente traducidos si corresponde, por traductor público nacional.

El Título de Propiedad para una variedad vegetal, se expide por 20 (veinte) años. Pasado ese lapso, la variedad pasa a ser de uso público.

La inscripción en el Registro Nacional de Cultivares, es de carácter obligatorio para todas las variedades de semillas que se exponen al publico, o se entregan a usuarios con un rotulo identificatorio. Este registro habilita a la comercialización de las variedades.

A. Formulario de Declaración Jurada de Solicitud de Inscripción y sus anexos:

I: Datos del solicitante;

II: Descripción de la variedad;

IV.a: Procedimiento para el mantenimiento de la pureza varietal (quién, cómo y dónde se realiza el procedimiento);

IV.b: Origen genético - Método de Obtención - Historia del mejoramiento de la variedad;

IV.c. Condición de OGM de la variedad y evento incorporado a la misma.

B. Legajo de Fiscalización

Para aquellas especies en las que se encuentra normado. En este formulario se vuelcan los resultados de los Ensayos Comparativos previos que cada año, los obtentores/solicitantes deben declarar ante la Dirección de Registro de Variedades del INASE.

La variedad está inscripta mientras exista un responsable de mantener la pureza varietal. Por ello, el solicitante y/u obtentor está obligado a informar la discontinuidad en el mantenimiento de pureza de la variedad y ante esta situación, el INASE puede actuar publicando un aviso para la presentación de parte/s interesada/s en el mantenimiento de la pureza de dicha variedad.

2.- Descripción suficiente: El sistema de derechos sobre las obtenciones vegetales es consecuencia de las dificultades de los fito-mejoradores para cumplir con las condiciones de protección de derecho común sobre bienes inmateriales, especialmente la divulgación (descripción) suficiente que, en este sistema específico se presenta bajo modalidades adaptadas:

  • Las variedades son protegidas como tales, sea cual fuese la forma en que fueron obtenidas (por ejemplo una mutación espontánea aleatoria), de suerte que no pueda indicarse un procedimiento de obtención determinado: es decir, no se exige la condición de replicabilidad[17].

  • El hecho de que se trate de una variedad concreta implica la carga para el fito-mejorador de depositar la muestra típica del material de reproducción o de multiplicación vegetativa al momento de la interposición de la solicitud para así permitir el examen de los criterios de diferenciación, homogeneidad/uniformidad y estabilidad. Este material depositado sirve como punto de verificación si, durante la duración de la protección, se presentara otra solicitud sobre una variedad similar. No obstante, puede volver a solicitársele la presentación del material que permitió obtener la variedad con sus características tal como fueron descriptas al momento de la solicitud de la protección, bajo pena de tenerse al derecho por decaído[18]. El material depositado puede servir como punto de comparación en caso de litigio por falsificación, pero no deviene accesible para los terceros, sino luego de la concesión de un título de protección (lo que no es necesario dado que el material es generalmente comercializado).

  • Tomando en cuenta el depósito y el examen concreto, la descripción suministrada por el fito-mejorador es secundaria, aún más si la protección es otorgada a la variedad como tal desde que existe realmente, y no a una variedad teórica descripta sobre la base de una definición escrita.

  • Finalmente, se debe tener presente que dado que las variedades son comercializadas como tales y no como ingredientes de otros productos, su individualización por el público se realiza a través de una denominación varietal sometida a ciertas reglas para proteger al consumidor final[19].

La descripción, entonces, se considerara suficiente con una delineación general que tenga indicaciones sobre las diferencias esenciales en relación con otras variedades[20].

El fito-mejorador hará centrar el examen sobre los hechos particulares que le confieren a la variedad su carácter distintivo. Es el examen en si el que aporta la descripción final. Si bien no es esta descripción la que determina la extensión material de la protección, servirá de base de comparación entre las restantes variedades (no se comparan in-concreto todas las variedades, sino sólo aquellas que podrían parecerse con base en su propia descripción), y por otro lado, la apreciación del carácter distintivo se realiza sobre la base de criterios cualitativos y cuantitativos, y de su nivel de expresión, adaptados según la especie en cuestión.

Si bien es cierto que la descripción no juega un rol verdaderamente jurídico, ella tiene importancia de hecho no despreciable, aunque más no sea para expresar y comunicar a través de medios lingüísticos la esencia de la variedad. La cuestión fundamental se centra en la apreciación del carácter distintivo de la variedad.

3.- Examen por parte de la autoridad de aplicación. El examen concreto tiene lugar antes de la concesión del título de protección. Las pruebas de campo y/o ensayos de laboratorio necesarios y la metodología a emplear son ordenadas por la autoridad de aplicación y el examen puede ser renovado ulteriormente durante la protección.

El examen es efectuado a través de ensayos en cultivo. Por regla general, las autoridades de los Estados miembros realizan los tests ellas mismas, pero en ciertos países el examen oficial se funda en tests realizados por el propio solicitante (el que suele ser el caso argentino). Este procedimiento se juzga adecuado a las disposiciones nacionales, a condición de que:

  1. Los tests en cultivos sean llevados conforme los principios directores establecidos por la autoridad y sean mantenidos hasta que una decisión sea tomada con relación al objeto de la solicitud.
  2. El solicitante deposite en un lugar determinado, simultáneamente a la presentación de la solicitud, una muestra del material de reproducción o de multiplicación que importa la variedad.
  3. El solicitante garantice a las personas autorizadas por la autoridad competente el accesolibre a los cultivos mencionados.

Como la protección es a menudo solicitada en el ámbito regional (MERCOSUR)[21], se procede a un intercambio de informaciones y de resultados de examen entre los servicios oficiales de los distintos Estados, lo que permite reducir los gastos y ganar tiempo, y también evitar el riesgo de que los diferentes servicios adopten decisiones divergentes; esta consecuencia puede verse agravada por las diferencias en cuanto a las condiciones climáticas, al medio, y otros, sobre la morfología de las plantas, por ejemplo, y los diferentes puntos de vista sobre la existencia de caracteres distintivos, ha intentado ser evitada en este ámbito regional.

Campo de aplicación y de protección.     

El campo de protección del derecho de las obtenciones vegetales es técnicamente diferente y más restringido que el del derecho de patentes: trata una variedad vegetal[22] -estadio taxonómico de la sistemática biológica- una vez que fue calificada de tal y por lo tanto individualizada, es decir un objeto ya concreto (un "prototipo"), y sus "copias", pero no los procedimientos para su obtención. En general, el titular de la propiedad sobre un cultivar tiene, en relación a la simiente de una variedad protegida, los siguientes derechos[23]:

a)      Producción o reproducción;

b)      Acondicionamiento con el propósito de propagación;

c)      Oferta;

d)      Venta o cualquier otra forma de puesta a disposición en el mercado;

e)      Exportación;

f)        Importación;

g)      Publicidad, exhibición de muestras;

h)      Canje, transacción y toda otra forma de comercialización;

i)        Almacenamiento para cualquiera de los propósitos mencionados de a) a h).

j)        Toda otra entrega a cualquier título

Para fijar la extensión de la protección se debe distinguir la extensión jurídica y la extensión material de la protección:

  • la extensión jurídica determina los derechos exclusivos que son atribuidos al titular de la protección (que es el aquel que permite prohibir a los terceros actuar sin su consentimiento);

  • la extensión material precisa las prerrogativas que reporta concretamente la protección dentro de la realidad en función del objeto protegido.

La extensión de la protección conferida por el sistema sui generis puede ser presentada globalmente como se sintetiza en el siguiente cuadro[24]:

Materia

Actos prohibidos a 3eros.

Actos no prohibidos a 3eros.

Material de reproducción o de multiplicación      vegetativa (comprendiendo las plantas enteras)

la producción comerciales;

la puesta en comercio;

la comercialización, del de material de reproducción o        multiplicación    vegetativo;

la utilización como fuente inicial de una variedad con vista a la creación de otras variedades, si es necesario del empleo reiterado y permanente    para    la comercialización de las nuevas variedades;

estos mismos actos aplicados a los productos importados.

 

Todos los demás, por ejemplo

la producción con fines particulares (incluso de modo    reiterado), de consumo, transformación,   y   las de       ventas que lleven los mismos fines;

la cesión a titulo gratuito;

la utilización con fines de investigación;

la utilización con vista a la obtención    de    otras variedades y la comercialización de las mismas, sin necesidad del empleo permanente de la variedad         original, protegida;

estos mismos actos aplicados a los productos importados.

Plantas ornamentales y partes de estas plantas, utilizables como      material      de      a cabo para uso comercial multiplicación

todos los actos citados hasta aquí, si son llevados

los mismos actos arriba indicados.

Otros productos finales (vgr. frutos, flores), plantas enteras reproducidas por semillas o partes de ellas, material de reproducción o multiplicación vegetativa no usado como tal. sustancias    extraídas    de plantas

ninguno

todos, sin disposición especial

La duración de la protección es fijada en 20 años como máximo para todas las especies[25].

La protección está sometida desde el principio a una doble limitación en función de la finalidad:

  1. del objeto de protección:: él debe servir como material de reproducción o multiplicación vegetativa,
  2. los actos implicados en este objeto: que deberán estar referidos a una actividad comercial (profesional).

Esto tiene por efecto hacer sacar del campo de protección todas las actividades puramente privadas y el sector de consumo, limitando el impacto de la protección al nivel de la producción "industrial" (vgr., los ejemplos dados sobre el cuadro global).

Como en los otros derechos de la propiedad industrial, los derechos del fito-mejorador importan para la puesta en circulación lícita del objeto protegido. Pero este empalme de derechos no se aplican más que al objeto concreto puesto en circulación que puede ser utilizado libremente (por ejemplo, ser revendido), y no significa la pérdida de derechos en cuanto objetos idénticos o equivalentes al puesto en circulación, si se reúnen las condiciones de protección[26].

Los derechos se refieren al material de reproducción o multiplicación vegetativa de una variedad e idealmente, todo aquello que puede cumplir tal función: así, se extiende la noción expresamente a la planta entera, utilizada para la multiplicación vegetativa, y a las plantas ornamentales y a las partes de ellas utilizadas con otros fines que no involucren la multiplicación[27].

Finalmente, no se ofrece protección para los otros productos vegetales comercializables: sea porque no se trata sobre el material de reproducción o multiplicación vegetativa (por ejemplo, los frutos), sea porque pudiera ser utilizado después de su descomposición en células o tejidos, mientras no lo fueran con la finalidad de reproducción (por ejemplo, las hojas de tabaco, las uvas, las cañas), y las flores (multiplicadas en el extranjero e importadas).

El sistema de los DOV no recepta reivindicaciones porque la protección es acordada para una variedad concreta; tampoco recepta la doctrina de los equivalentes del derecho de patentes, y por otro lado el fito-mejorador no está obligado a revelar cómo ha obtenido su variedad, por ello la protección no se extiende más allá de los caracteres descriptos como homogéneos y estables de la variedad (estos,dos caracteres exigen cierto margen de tolerancia) que pueden diferir según el medio exterior.

Porque desborda el marco de este estudio, no se tiene en cuenta los siguientes elementos:

  • las reglas relativas a la denominación varietal y/o el derecho de marcas relativas a las variedades;

  • las reglamentaciones públicas relativas a la certificación, la difusión, etc. de las variedades[28];

  • las limitaciones resultantes del derecho de la competencia;

  • las reglas relativas a una protección internacional.

No obstante la importancia práctica de estos no debe ser subestimada ya que pueden reforzar o restringir la protección derivada de los D.O.V.'s

Excepciones y caducidad de la protección     

El título de Propiedad sobre un cultivar no es oponible en ciertas situaciones

I. "privilegio del agricultor". Esta excepción permite utilizar el material de reproducción o de multiplicación con fines privados (por ejemplo, producir semillas para la producción de cosechas en la misma finca), exención en favor de los agricultores que tendría una importancia limitada debido a la utilización creciente de híbridos que forman una barrera biológica para la reutilización de las semillas. En síntesis, son condiciones para que se configure la "excepción del agricultor"[29]:

a)      Ser agricultor.

b)      Haber adquirido legalmente la semilla originaria.

c)      Haber obtenido la semilla actual a partir de la legalmente adquirida.

d)      Reservar del grano cosechado el volumen de semilla que se utilizará para posterior siembra, individualizándola por variedad y cantidad, previo a su procesamiento. No existirá excepción del agricultor cuando éste haya adquirido la semilla a sembrar por otro medio distinto al de la propia reserva, ya sea a título oneroso o gratuito (compra, canje, donación, etc.).

e)      El destino de la semilla reservada deberá ser la siembra por el agricultor en su propia explotación para su propio uso[30]. No se hallan comprendidos destinos distintos a la siembra por parte del agricultor, como la venta, permuta o canje por el mismo agricultor o por intermedio de interpósita persona.

f)        La excepción sólo beneficia al agricultor y no a terceras personas.

II. "la exención del investigador". La propiedad de una variedad no impide su utilización como fuente de variación o como aporte de características deseables en trabajos de mejoramiento vegetal. Para tales fines no sera necesario el conocimiento ni la autorización del obtentor, esto es: se consagra la libre utilización de las variedades protegidas para la obtención de nuevas variedades: de este modo, cualquiera podría apropiarse el resultado modificando la variedad, y reclamar un nuevo y autónomo título de propiedad si la variedad original no es ya necesaria para la reproducción de la nueva[31]. Ello se debe a que éste es un sector tecnológico de múltiples dependencias, debido a que los trabajos de mejoramiento parten de un número relativamente limitado de líneas intervinientes

III. "uso público restringido" Asimismo, el título de propiedad podrá ser declarado de "uso público restringido" por el Poder Ejecutivo nacional a propuesta del Ministerio de Agricultura y Ganadería sobre la base de una compensación equitativa para el propietario, cuando se determine que esa declaración es necesaria en orden de asegurar una adecuada suplencia en el país del producto obtenible de su cultivo y que el beneficiario del derecho de propiedad está supliendo las necesidades públicas de semilla de tal cultivar en la cantidad y precio considerados razonables[32].

Durante, el período[33] por el cual el cultivar fue declarado de "uso público restringido" el ministerio de Agricultura y Ganadería podrá otorgar su explotación a personas interesadas las cuales deberán ofrecer garantías técnicas satisfactorias y registrarse a tal efecto en el Ministerio.

IV. Caducidad. Por otra parte, el derecho del obtentor sobre una variedad caducará[34]:

a)      Renuncia del obtentor a sus derechos, en cuyo caso la variedad será de uso público.

b)      Cuando se demostrare que ha sido obtenido por fraude a terceros, en cuyo caso se transferirá el derecho a su legítimo propietario si pudiese ser determinado. En caso contrario pasará a ser de uso público.

c)      Por terminación del período legal de propiedad, pasando a ser desde ese momento de uso público.

d)      Cuando el obtentor no esté en condiciones de presentar ante el organismo de aplicación los materiales exigidos en el artículo 31 del presente decreto considerados necesarios para controlar el mantenimiento de la variedad.

e)      Por falta de pago del arancel anual del Registro Nacional de la Propiedad de los Cultivares, mediando un período de seis (6) meses desde el reclamo fehaciente de pago, pasando luego a ser de uso público.

Conclusión     

Las variedades vegetales[35] creadas (o descubiertas) podrán ser protegidas -no así sus productos- de una comercialización no autorizada por el titular. Sin embargo, las plantas o partes de ellas que puedan conducir a su replicación y que no alcancen el nivel taxonómico de variedad quedan fuera de este sistema.... Y también lo están del sistema de patentes de invención[36] por lo que se verifica en este extremo un cono de sombras y desprotección en un campo que está adquiriendo rápido desarrollo en la biotecnología vegetal.

Se espera que los progresos generados dentro del país en los centros de investigación y desarrollo públicos universidades) y privados estimulen un cambio en la regulación que se asemeje más a la dura protección por patentes de invención.

   

 

 


NOTAS:

[2] Por ley 24.425 publicada en el Boletín Oficial el 5 de Enero de 1994.

[3] Ley 20.247 de Semillas y Creaciones fitogenéticas promulgada el 30 marzo 1973; modificada por la ley 24.376 del 21 de octubre de 1994, que ratifica el Convenio de Protección de las Obtenciones Vegetales (Acta de 1978).

[4] Artículo 6 del Decreto 260 reglamentario de la ley 24.481.

[5] La ley 20.247 sancionada en marzo de 1976, su aplicación está reglamentada por decretos 1995/78, 50/89, 2183/91 y Resolución 631/92 Normas para la inscripción de variedades en el Registro Nacional de la Propiedad de Cultivares. Registro Nacional de la Propiedad de Cultivares Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación Buenos Aires 24-07-92. Modifica Res. 435/86 Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación Resolución 044/94 Trámite de inscripción de una variedad en el Registro Nacional de Cultivares Registro Nacional de Cultivares Secretaría de Agricultura. Ganadería, Pesca y Alimentación Bs As 17/01/94 Resolución 035/96 del Instituto Nacional de Semillas Excepción del Agricultor Buenos Aires, 28/02/1996 y Resolución 42/2000. Actualización de normas que rigen la inscripción en el Registro Nacional del Comercio y Fiscalización de Semillas y el Proceso de Fiscalización y Rotulación de Semillas. Bs. As., 6/4/2000.

[6] Artículo 6°, inciso 1 a) de la Convención -artículo 26, b) del decreto reglamentario 2183/91.

[7] También se coteja en el territorio de otro Estado parte, con la República Argentina, de un acuerdo bilateral o multilateral en la materia, por un período superior a cuatro (4) años o, en el caso de árboles y vides, por un período superior a seis (6) años anteriores a la solicitud de inscripción en el Registro Nacional de Propiedad de Cultivares. Artículo 26, inciso a) apartado II del decreto reglamentario 2183/91.

[8] El artículo 16 del Decreto reglamentario distingue entre "cultivar nuevo o inédito" y "de conocimiento público" según esté o no inscripto en el Registro de Cultivares.

[9] Convención U.P.O.V. TG /1/2 número 7.

[10] En el caso de la normativa argentina la diferenciaUdad o distintividad se apoya en la comparación de caracteres morfológicos, fisiológicos, fonológicos o, inclusive, "de aplicaciones industríales y tecnológicas u otros..." (artículo 18, f) del decreto reglamentario) que aportados o detallados en la solicitud permitan al Registro determinar "s/ la variedad cuya Inscripción se pretende es diferente de toda otra variedad conocida..." (artículo 4, resolución 631 S.A.G.yP.).

[11] Convención U.P.O.V. TG /1/2 números 20 y ss.

[12] Y, en la regulación argentina, se debe recordar que los mecanismos de reproducción o propagación no son tenidos en cuenta -salvo resolución en contrario de la Secretaria de Estado de Agricultura, Ganadería y Pesca- para el otorgamiento de títulos de protección.

[13] En Argentina, la novedad sólo se destruye si el cultivar ha sido ofrecido a la venta o comercializado por el obtentor o con su conocimiento dentro del país o en el extranjero -si con ese Estado la Argentina mantiene acuerdos sobre la materia-. La novedad debe -por ello- estar fundada en la solicitud (artículo 29, inciso g) del decreto reglamentario 2183/91 Anteriormente, con el decreto reglamentario 1995/78, la novedad caía si el cultivar estaba inscripto en el Registro Nacional de Propiedad de Cultivares o incluido en catálogos públicos o privados, nacionales o extranjeros (en este último caso sólo si existiese tratados de reciprocidad. Ahora la novedad es requerida en el ámbito práctico y no sólo teórico, evitando así que un título de "bloqueo" impida la obtención del derecho, o que éste sea otorgado a variedades que ya son de dominio y explotación públicos.

[14] Es lo que en Argentina se define, en el artículo 26, c) de decreto 2183/91, como comprensión de toda variación genotípica, la que no debe afectar su utilidad agrícola.

[15] Igual disposición se encuentra en el régimen argentino (artículo 26, inciso d) del decreto reglamentario 2183/91).

[16] Convención U.P.O.V. TG /1/2 número 37.

[17] Tal como se infiere del artículo 1', inciso b) del decreto reglamentario de la ley específica argentina: "Toda variedad o cultivo, cualquiera sea su naturaleza genética, obtenido por descubrimiento o por incorporación y/o aplicación de conocimientos científicos".

[18] Artículo 10, incisos 2 y 3 a) de la Convención de la U.P.O.V. y artículo 35, b) del decreto argentino 2183/91.

[19] Artículo 21 del decreto reglamentario2183/91

[20] La normativa argentina sugiere completarla con dibujos y/o fotografías, artículos 18, inciso f) y 29, inciso f).

[21] Se pretende una adecuada armonización en los métodos y criterios técnicos empleados al verificar el cumplimiento de la distinción, la homogeneidad y la estabilidad de las variedades vegetales. CMC/DEC No 01/99: Acuerdo de cooperación y facilitación sobre la protección de las obtenciones vegetales en los Estados partes del MERCOSUR.

[22] En el derecho de las obtenciones vegetales, el campo de aplicación depende en cada Estado del contenido de la lista de especies protegibles. Convención de la U.P.O.V. artículo 5°, inciso 1) Conforme el artículo 5", inciso 4, cada Estado puede extender la protección hasta los productos comercializables.

[23] Según el artículo 41 del decreto reglamentario 2183/91.

[24] Fuente: Zamudio, Teodora Protección jurídica de las creaciones fitogenéticas, en Lecciones y Ensayos. N ° 59. Editorial Abeledo-Perrot. Buenos Aires. 2001, pág. 125.

[25] Ley 20.247, artículo 22 y decreto reglamentario 2183/91, artículo 37.

[26] Así, en el caso de las especies, los derechos de exclusividad permanecen en vigor no solamente frente al material de reproducción o multiplicación de una variedad que presenta las mismas características, sino frente a la variedad protegida y obtenida de manera independiente (la "falsificación", podría configurar un caso), igualmente frente al material obtenido a partir del material puesto en circulación que presente las características iniciales (la protección no juega para una variedad a partir de la cual se obtenga una nueva), por lo tanto, en ambos casos, se considera que un tercero efectúa en su beneficio actos que le están prohibidos.

[27] Con toda lógica, se debe dar a este concepto un contenido evolutivo de suerte que incluya las nuevas formas de material de reproducción o multiplicación, y asimismo las células vegetales y los tejidos vegetales. Esto no está exento de problemas respecto a, por ejemplo, las células no estériles en plantas enteras, o células totipotentes destinadas a otros usos. Los criterios de finalidad permitirían teóricamente encontrar una solución a estos conflictos, pero en la práctica, los problemas de prueba son aún serios.

[28] Según el artículo 9° de la Convención de la U.P.O.V., esto es: el libre ejercicio del derecho de exclusividad acordada al fito-mejorador, no puede ser limitado más que por razones de interés público: dado que esta limitación intenta asegurar la difusión de la variedad, el Estado interesado debe tomar todas las medidas necesarias para que el fito-mejorador reciba una remuneración equitativa.

[29] Prevista en el artículo 27 de la Ley 20.247 No lesiona el derecho de propiedad sobre un cultivar quien entrega a cualquier título semilla del mismo mediando autorización del propietario, o quien reserva y siembra semilla para su propio uso, o usa o vende como materia prima o alimento el producto obtenido del cultivo de tal creación citogenétíca. Este texto fue interpretado por la Resolución 035/96 del Instituto Nacional de Semillas Buenos Aires, 28 de Febrero de 1996 que impuso las condiciones que se enumeran en el texto.

[30] Artículo 1 de la Resolución 338/2006 Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos, Precísense los alcances de la excepción del agricultor de reservar su propia semilla, contemplada en el Artículo 27 de la Ley Nº 20.247. Bs. As., 20/6/2006

[31] Prevista en el artículo 25 de la ley 20.247.- La propiedad sobre un cultivar no impide que otras personas puedan utilizar a éste para la creación de un nuevo cultivar, el cual podrá ser inscripto a nombre de su creador sin el consentimiento del propietario de la creación fitogenética que se utilizó para obtenerlo, siempre y cuando esta última no deba ser utilizada en forma permanente para producir al nuevo.

[32] Según el artículo 28 de la Ley 20.247

[33] Según el artículo 29 de la Ley 20.247 la declaración de "uso público restringido" de un cultivar tendré efecto por un período no mayor de 2 años. La extensión de este período por otro igual, podrá ser sólo declarada mediante nueva resolución fundada.

[34] Según el artículo 30 de la Ley 20.247 y el artículo 36 del decreto reglamentario 2183/91.

[35] De acuerdo con el decreto reglamentario 2183/91 Artículo 1°. c) "Variedad". Conjunto de plantas de un solo taxón botánico del rango más bajo conocido que pueda definirse por la expresión de los caracteres resultantes de un cierto genotipo o de una cierta combinación de genotipos y pueda distinguirse de cualquier otro conjunto de plantas por la expresión de uno de esos caracteres por lo menos. Una variedad particular puede estar representada por varías  plantas, una sola planta o varias partes de una planta, siempre que dicha parte o partes puedan ser usadas para la producción de plantas completas de fa variedad.

[36] Así es por imperio del Artículo 7 de la Ley de Patentes de invención 24.481 - No son patentabtes: a) Las Invenciones cuya explotación en el territorio de la República Argentina deba impedirse para proteger el orden público o la moralidad, la salud o la vida de las personas o de los animales o para preservar los vegetales o evitar daños graves al medio ambiente; b) La totalidad del material biológico y genético existente en la naturaleza o su réplica, en los procesos biológicos Implícitos en la reproducción animal, vegetal y humana, incluidos los procesos genéticos relativos al material capaz de conducir su propia duplicación en condiciones normales y libres tal como ocurre en la naturaleza. Más explícitamente son excluidas por el Artículo 6 del decreto reglamentario 260 - No se considerará materia patentable a las plantas, los animales y los procedimientos esencialmente biológicos para su reproducción.


Pro-Diversitas 
Editorial Digital
ISSN 2362-6518